La piangua: Un plato del pacífico colombiano en riesgo

21/07/2022

/   Por: 

Carlos Araque Rojas
Plato del Pacífico

En el Pacífico Colombiano hay una práctica ancestral transmitida de generación en generación de madres a hijas, como parte de la tradición gastronómica familiar, que, además, permite la generación de ingresos, se trata de la extracción de pianguas con las cuales se pueden preparar exquisitas comidas, es un plato del pacífico con el sabor de las costas, sin embargo, actualmente su proceso de extracción se ha convertido en un modelo de negocio poco sostenible, pues la demanda cambió, de un mercado local para abrirse a un mercado internacional.

Esto ha generado que más del 70% de la extracción de pianguas se destine a la exportación, lo que ha presionado la explotación de esta especie sin la debida conciencia ambiental, por ello, en este blog queremos rescatar la extracción de pianguas como una práctica cultural, familiar y local que se inscribe como parte del patrimonio cultural gastronómico colombiano y reflexionaremos sobre los retos a los que nos enfrentamos para hacer de esta tradición una práctica sostenible.

¿En qué consiste la extracción de pianguas?

La piangua es un tipo de molusco que crece en los manglares, porque se ha adaptado a ecosistemas de pantano y suelos fangosos y su extracción ha sido una actividad alimenticia y comercial de los habitantes del pacífico colombiano, donde intervienen especialmente mujeres y niños, a las mujeres que extraen las pianguas se les denomina “piangueras” o “concheras”, se trasladan en lanchas hasta el manglar, caminan hundidas en el lodo con un “mechón de chomba de coco” prendido para espantar a los jejenes, insectos similares a los mosquitos comunes y de esta forma las concheras palpan las raíces del manglar y extraen las pianguas.

“Yo empecé a aprender a sacar la piangua pues me enseñó mi mamá y a ella le enseñó mi abuela. Es una tradición ancestral. Antes había mucha cantidad. Me llevaba con cinco años y yo sacaba mis tres, cuatro docenas. Yo tenía mi vivero donde iba recogiéndolas y luego que ya las tenía íbamos a Buenaventura a remo. Y así nosotros nos criamos. Cada quien tenía su finquita viviendo de la piangua, la pesquita, yo me crié así”.

RECOLECTORA DE PIANGUA. EXTRAÍDO DE https://pdf.usaid.gov/pdf_docs/PA00M7QB.pdf

¿Qué plato del pacífico se puede preparar con pianguas?

Tamal de piangua: Es una masa envuelta con hojas de plátano, hecha con plátano verde molido, poleo, cilantro, ajo, leche de coco, achiote y el guiso de piangua.

¿Cómo elaborar el tamal de piangua?

Ceviche de pianguas: En este plato las pianguas se marinan con limón, naranja, salpimienta y cebolla por 15 min y luego se le agrega un preparado a base de cilantro, tomate, pimiento rojo y aguacate, dependiendo de la receta, las pianguas pueden combinarse con otros mariscos o con pescado.

Sudado de pianguas: Es un guiso a base de ajo, pimentón, cilantro, cebolla, tomate, cúrcuma, pimienta, leche de coco y crema de leche, y a diferencia del ceviche, en este proceso se cuece la piangua a fuego medio. Este plato se acompaña con arroz, yuca y vino blanco.

Arroz de pianguas: Se hace a base de un sofrito con cebolla morada, pimiento rojo, ají verde, ajo, tomate y pianguas, combinados con arroz.

Encocado de pianguas: Un guiso a base de cebolla, cilantro, pimentón, ajo, pianguas y zumo de coco cocidos a fuego lento.

Además, los guisos de piangua también pueden estar presentes en empanadas, patacones y demás platos típicos de la región.

¿Cómo podemos preservar la piangua?

La Piangua es una especie amenazada, reportada en Colombia en el Libro Rojo de Invertebrados Marinos en Peligro, la extracción indiscriminada para la venta internacional de este molusco ha ocasionado la drástica disminución de su población.

En otras oportunidades ya hemos hablado del ecoturismo, como forma de mitigar el impacto de la actividad turística sobre el medio ambiente, por ende, las actividades humanas deben considerar las recomendaciones, limitaciones y restricciones del contexto en el que se desarrollan a fin de no comprometer la capacidad de las especies para regenerarse, reproducirse y desarrollarse en los medios naturales en los que habitan, por ello, estas son algunas recomendaciones para hacer de la extracción de pianguas una actividad cultural, turística y comercial “sostenible”:

  • Se debe respetar el tamaño mínimo permitido para su extracción, es decir, debe poseer una longitud mínima de 5 cm, para ello se emplea un pianguímetro. Esta medida se toma como referencia porque la piangua ya ha podido reproducirse.
  • Evitar la tala indiscriminada de manglares.
  • Evitar la contaminación de las aguas con diecel y acpm.
  • Debe generarse una rotación de las zonas de concheo o extracción de pianguas a fin de que puedan reproducirse nuevamente. Una piangua alcanza su edad de reproducción a los 3 años.
  • Es muy importante la siembra de manglares, en nuestra experiencia en Tumaco, los visitantes tendrán la oportunidad de sembrar un manglar y de esta forma contribuir a la forestación de nuestras costas.
  • Debe recolectarse la basura proveniente de las mareas.
  • No debe usarse machete o químicos a fin de no dañar las raíces del manglar.
  • No debe usarse petróleo para espantar al jején.
  • El manglar muchas veces se usa para la creación de hogares, esta práctica debe realizarse con un fin compensatorio y con la técnica apropiada para no arrancar las raíces.
  • Los ingresos por persona obtenidos de la extracción de pianguas suelen ser pocos e inconstantes, en este sentido, es prudente generar proyectos productivos o de empleabilidades orientados a que las mujeres de la comunidad dedicadas a la extracción de pianguas, puedan realizar otras actividades generadoras de ingresos, por ello, desde Esariri.com apoyamos y visibilizamos el turismo rural comunitario como una forma complementaria para que las comunidades puedan obtener ingresos y en el proceso fortalecer sus capacidades y habilidades asociadas a emprendimiento y a la respuesta de desafíos socioambientales.

Finalmente, como parte de la sensibilización sobre esta práctica ancestral, es importante anexar la preservación de la piangua y de los manglares como temas de estudio en la educación básica, específicamente en las materias de Ciencias Naturales, pues en ocasiones es poco lo abordado dentro del currículo escolar del sistema educativo, en este sentido, Jhon Jairo y Guillermo Salazar crearon en el año 2019 una guía pedagógica a fin de tratar este tema en el salón de clases como parte de una investigación para la Universidad Nacional Abierta y a Distancia UNAD.

Te invitamos a vivir la extracción de pianguas y la siembra de manglares desde una mirada poco invasiva, sostenible y de apoyo a las comunidades del pacífico colombiano en esta experiencia.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Menú principal

    × Hablar con un asesor